CONSULTAS:

DONOSTIA

Arrasate,43-1º   Oficina 1  

 

 

 

 

 

 

PAMPLONA

Asunción, 4 -7D

 

 

 

                    Te enseñamos a alimentarte                

                

Miso, el alimento que te cuida


2 07 2015, 13:56


MISO 1.jpg

El miso significa “fuente de sabor”, según la mitología japonesa fue un presente de los dioses para favorecer la salud del hombre. Se trata de una pasta que se obtiene a partir de la soja, la sal marina y en ocasiones del cereal. Se elabora mediante un largo proceso de fermentación láctica, por lo que se convierte en un alimento rico en enzimas digestivas. “Mantener nuestro cuerpo sano es nuestro deber. De lo contrario, no podremos preservar nuestra mente fuerte y clara”-Buddha

Miso, el alimento que te cuida

El miso significa “fuente de sabor”, según la mitología japonesa fue un presente de los dioses para favorecer la salud del hombre.

Se trata de una pasta que se obtiene a partir de la soja,  la sal marina y en ocasiones del cereal.  Se elabora mediante un largo proceso de fermentación láctica, por lo que se convierte en un alimento rico en enzimas digestivas.

 “Mantener nuestro cuerpo sano es nuestro deber. De lo contrario, no podremos preservar nuestra mente fuerte y clara”-Buddha

El Antioxidante por excelencia

Por su alto contenido en vitaminas A y C, goza de un elevado poder antioxidante. Varios estudiosafirman que el consumo regular de miso favorece la prevención de ciertos tipos de cáncer, gracias a las isoflavonas que posee.

Un apunte: estaría especialmente indicado tomarlo justo después de una sesión de quimioterapia o radioterapia para evitar las náuseas y el malestar estomacal, así como para reducir la radioactividad en el organismo.

Un aliado para la flora intestinal

Su contenido en bacterias probióticas equilibra la flora intestinal,  siendo un alimento muy recomendable tanto en personas con estreñimiento como con diarrea.  Indicado para personas con síndrome de colon irritable.

Cuida del corazón

Sus ácidos grasos reducen el riesgo de desarrollo de enfermedades cardiovasculares, ayudando a controlar el colesterol malo e incrementando el bueno, además de mejorar la presión arterial.

Mejora la digestión

El miso es un alimento que contiene enzimas digestivas, por lo que os aconsejo tomarlo antes de cada comida, sobre todo si esta será copiosa o con mucha grasa, ayudando a digerirla mejor. Gran remedio para personas con reflujo estomacal.

Mejora la calidad de la piel

Nutre la piel y favorece la regeneración celular por su gran contenido en minerales y antioxidantes.

Variedades de Miso

Los tipos de miso varían según el clima, las costumbres y la disponibilidad de determinados alimentos, los más conocidos en occidente son:

Hatho Miso: A base de soja, siendo el más proteico. Muy indicado en invierno o cuando nos sentimos cansados.

Komé Miso: Resultado de la mezcla de la soja con el arroz blanco. De sabor suave.

Genmai Miso: A base de soja y arroz integral. De sabor suave.

Mugi Miso: Soja y cebada, es el más empleado en la cocina macrobiótica y es propio de climas templados.

¡Importante! El miso puede estar o no pasteurizado. Los no pasteurizados son aquellos que contienen una mayor cantidad de fermentos vivos.

En la cocina…

Tradicionalmente el miso se emplea en sopas y suele venderse envasado en frascos de cristal, si vivimos en un clima cálido lo mejor es conservarlo en la nevera. A la hora de cocinarlo es importante que no hierva puesto que al ser un fermento perdería sus propiedades.

Receta de Sopa de Miso

Ingredientes:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PASO 1: cortar y lavar las verduras rallando el jengibre. Disolver la sopa de miso en ½ vaso de agua

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PASO 2: en un cazo con un poco de aceite de primera presión saltear las verduras a fuego medio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PASO 3: añadir agua hasta cubrir las verduras (4 vasos de agua), incorporar el alga wakame (previamente remojada 15 min) y escurrir el jengibre sobre las verduras.

Dejar cocinar durante 15 minutos

 

 

 

 

 

 

 

 

PASO 4: una vez cocidas las verduras, apagar el fuego y añadir el miso disuelto. ¡OJO!, es importante que no hierva ya que perdería todas sus propiedades.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este es el resultado, una suave y rica sopa de miso que podemos disfrutar en cualquier momento del día

 

 

 

 

“Nuestro cuerpo es nuestro jardín y nuestra voluntad, el jardinero”

           William Shakespeare.

 

 

 

 

 

 

          Mira nuestro video de presentación                   

                                                      

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando  su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y a nuestra política de cookies.

       Pinche el enlace para mayor información sobre Política de Cookies y Aviso Legal